Experimentación y creación, a partes iguales

Variaciones dimensionales sobre el chiste del perro llamado Mistetas

Artsurdo

En fa menor.

ORIGINAL

Una señora tenía un perro que se llamaba “Mistetas”; un día se le perdió el perro y le preguntó a un guardia:
– Disculpe, ¿por casualidad ha visto a Mistetas?
– No, pero me gustaría verlas.

VARIACIÓN 1

Una señora tenía un perro que se llamaba “Mistetas”; un día se le perdió el perro y le preguntó a un guardia:
– Disculpe, ¿por casualidad ha visto un perro que se me ha perdido?
– Pues no, señora. ¿Cómo se llama?
– Teresa.
– El perro, digo.
– ¿Qué más da como se llame el perro? Es un chihuahua. ¿Ha visto un chihuahua extraviado?
– Pues no señora, lo siento.
– Pues nada, adiós.
Se va la señora y dice el guardia para sí: “¡Las tetas es lo que me gustaría verte! ¡Ay, omá, qué rica!”

VARIACIÓN 2

Una señora tenía un perro que se llamaba “Mistetas”…

Ver la entrada original 165 palabras más

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s